Me gusta competir pero…¿Son muchas carreras?

A estas alturas de la temporada son muchos quienes ya comienzan con sus primeras competiciones y con ello ya tienen marcadas todas las pruebas en el calendario. Pero también hay quienes aún dudan si es una buena idea apuntarse en esta o aquella competición. Y no lo decimos porque las respectivas parejas del susodicho ciclista les vayan a tirar de los pelos, que también puede ser, sino por el miedo que a veces nos surge de acumular fatiga  con tanta competición.

Así que si aún no te has planificado bien la temporada… ¡Organización ante todo!

  1. Marca en el calendario las pruebas que consideres las más importantes (bien sea por que te supone un reto, porque te haga ilusión, por que quieras obtener un buen resultado etc.)
  2. Marca todas las demás pruebas que a priori te interesaría ir, independientemente del número de pruebas que se acumulen.
  3. Borrar automáticamente las carreras que sepas que por trabajo, compromisos, vacaciones etc. no puedas acudir. ¡Así ya no le damos más vueltas!

Una vez tenemos todas las carreras marcadas, tanto las fijas como las que están en duda, debemos ser conscientes de que acudir a todas ellas con el objetivo de obtener el máximo rendimiento puede ser una tarea complicada. Pero por otro lado no hay mejor entrenamiento que la propia competición. Entonces, ¿es  bueno competir?

fotoscarreras_tee17_8999

Tener un calendario con numerosas competiciones nos puede resultar muy beneficioso por diversas razones. Una temporada con carreras periódicas sirven para mantener la motivación y la concentración alta para hacer frente a los largos meses de entrenamiento. Por otro lado nos sirve como “test” para mostrarnos la progresión en nuestro estado de forma, además de confirmar las carencias que podamos tener en nuestra preparación. De esta manera compitiendo nos podemos conocer como ciclistas y no sólo corregir nuestro estado de forma  para cuando lleguen nuestros objetivos principales de la temporada sino saber plantear una buena estrategia de carrera frente a las distintas adversidades de la competición.

Es por todo ello que competir regularmente es muy recomendable aunque para ello también debemos tener claro el objetivo con el que acudimos a la prueba. Si es una carrera “secundaria” nos lo tenemos que tomar como un aprendizaje y parte del proceso para la puesta a punto de las carreras “principales”, reservando para esas carreras nuestro mejor estado de forma. Sin duda alguna, es muy positivo ir a competir.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies